Chanel ocupa el Grand Palais

La pasarela de Chanel de esta temporada y el desfile ha superado los anteriores de manera memorable. Ha tenido lugar en el Grand Palais des Champs-Elysées de Paris, un monumento que se empezó a construir en 1897 con ayuda de un conjunto de varios arquitectos para celebrar en el la Exposición Universal que abrió 15 de abril de 1900, y cerró el 12 de noviembre de ese año. Envuelve el estilo arquitectónico Beaux-Arts, en el que resalta la decoración en exceso, sus fachadas de piedra, y materiales que para la época eran novedosos, como el uso de hierro, acero y hormigón armado.

La casa apuesta por darle importancia al símbolo de Hollywood en Santa Monica (California), mientras que a su vez, se reproducía una película artística por Inez y Vinoodh, que transportaba a sus asistentes desde Paris a Tinseltown. El evento también se adaptó a la pandemia, y a aquellos asistentes que no podían acudir en persona, se les organizó una entrada online para poder ver la presentación desde casa, pero in que faltaran los atuendos necesarios para concuerdan con la firma.

La puesta en escena situaba en grande el nombre de la casa (Chanel) en grande, tomando como referencia la forma y la luz de el símbolo de Hollywood en Los Angeles, California. El blanco era el color que se adoptó para cada parte de la pasarela, por una parte, para dar importancia a la colección que se presentaba, pero a su vez, para mantener la monotonía y la elegancia que transmite el lugar donde se desarrolla. Los laterales de la pasarela son parte de la estructura original del local, por lo que en vez de ser de color crudo, eran de color verde militar, sin restarle importancia a el recorrido por el que pasaban las modelos.

Por último, en cuanto a las prendas que se presentaron, entre todas resalta el color negro y el rosa, junto a relieves y estampados cruzados. También se han visto plumas para aportar volumen, transparencias para recalcar la figura de la mujer y colores fosfóricos que llaman la atención entre tanta neutralidad.

Sin duda, este desfile ha destacado entre otros, y sobretodo, ha conseguido adaptarse a las medidas implantadas debido a la pandemia sin perder la esencia de este tipo de eventos, y sin poner en riesgo a quien asistió. Cada día Chanel, como muchas otras firmas, nos demuestran que la moda es algo de lo que siempre podemos disfrutar, sin excepción pero con planificación detrás. Ahora nos encontramos ante una realidad distinta, pero que no nos puede frenar de hacer las cosas que antes hacíamos por disfrute personal, por lo tanto, este tipo de acciones nos recuerdan día a día que siempre se puede con todo, siempre que haya esfuerzo detrás.


14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¿Cómo es estar en un coma?

Parálisis del sueño, coma, muerte cerebral... todos estos estados nos producen gran curiosidad, o por lo menos a mi. A lo largo de mi vida he oído todos estos términos sin saber muy bien a qué se refe