• Mónica Olavarría

COVID-19 y EEUU

Actualizado: 30 de abr de 2020

ESCRITO POR ANA FERNÁNDEZ


Muchos medios de comunicación afirman que el presidente de Estados Unidos no se esperaba el brote de este virus de forma tan fuerte en América. Trump al principio estaba decidido a que los trabajadores no dejasen de trabajar y que se hiciera “vida normal” pero poco después se batió el récord global de más de 2.000 muertos en un día; una cifra alarmante y el 12 de Abril han fallecido 19.827 personas. Más de medio millón de estadounidenses han dado positivo, lo que equivale a un cuarto de los casos registrados en todo el planeta. Es llamativa la situación de Nueva York en específico que tiene más infectados que en toda España.

El presidente anunció el 22 de marzo “Estamos en guerra en un sentido auténtico, y luchamos contra un enemigo invisible... Afrontamos una gran prueba como nación y demostraremos que estamos a la altura” cambiando su opinión sobre el control de la pandemia. Existen informes sobre la posibilidad de pandemias, pero los grandes líderes mundiales, incluyendo a Trump decidieron no prestarles mucha atención. Sin Embargo el motivo principal de ello es que muchos prevén una grave crisis económica ya confirmada por el parálisis de la economía. Se dice que las consecuencias del virus serán peores que la enfermedad en sí.

El ex vicepresidente Joe Biden, su rival en las elecciones del 3 de noviembre responde a cómo Trump ha gestionado la situación diciendo “ el presidente Trump no tiene la culpa de la pandemia. Sí tiene la culpa de reaccionar lentamente y de forma caótica. Es el comandante en jefe. Es hora de que dé un paso adelante, asuma su responsabilidad y haga su trabajo”. A continuación hay una opinión similar en respuesta a las habilidades de manejo de Trump con el virus. Estas son palabras de David Frum en The Atlantic, “la pandemia no es culpa de Trump. Pero la falta de preparación de Estados Unidos sí es culpa de Trump. La pérdida de respiradores que había acomulados por no suscribir los contratos de mantenimiento en 2018 sí es culpa de Trump. El fracaso a la hora de contar con un arsenal adecuados de equipos de protección sanitaria sí es culpa de Trump. La batalla entre estados por adquirir el material también es culpa de Trump. Que haya viajeros por la geografía de EEUU que estén transitando por aeropuertos concurridos es culpa de Trump. Que haya estado diez semanas infravalorando la gravedad del virus y confiando en que se vaya por obra divina también es culpa de Trump. Hay otros culpables, pero la responsabilidad es de Trump. Podría haberlo parado a tiempo y no lo hizo”.


Analizando los hechos, Estados Unidos recibió el 3 de enero una notificación sobre la propagación del Covid-19 en Wuhan. En enero se detectó el primer caso en el país. Peter Navarro, el asesor de comercio del presidente, escribió un informe el 29 de febrero, donde afirma que la crisis del coronavirus posiblemente le costaría billones de dólares a estados Unidos y causaría la muerte o enfermedad a gran cantidad de la población. Esto es lo que anunció a The New York Times “La falta de protección inmune o de cura o de vacuna dejaría a los estadounidenses indefensos en el caso de que el coronavirus fuera una pandemia y se extendiera por EEUU. Hay riesgo de pandemia, lo que pone en peligro la vida de millones de estadounidenses”. No fue hasta el 21 de marzo que el Departamento de sanidad no hizo un encargo masivo de mascarillas. Nadie se hizo cargo de producir 20 millones de mascarillas y abaratar los respiradores cuando Trump asumió la presidencia y además de esto, John Bolton en 2018, retiró la oficina especializada en pandemias. Hay muchas opiniones y contradicciones sobre cómo se ha gestionado el control del virus en EEUU y realmente quién tiene la culpa de que en tan pocos días se haya controvertido en uno de los focos más graves del planeta. Aquí dejo dos últimos tweets acerca del tema.




12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo