Kendrick Nunn, el error que lo cambió todo.

Actualizado: 15 de dic de 2019

 En este inicio de campaña en la NBA está habiendo equipos revelación que están dando mucha guerra, uno de ellos, los Miami Heat. 


 Tras un gran comienzo por parte del equipo del sureste de Florida, caí en la tentación de investigar en profundidad la plantilla de este equipo. Mi objetivo principal...Tyler Herro, escolta del equipo que fue número 13 del draft.

Sin duda alguna un gran jugador, ya era muy conocido antes de llegar a la gran liga debido a su gran actuación en High School y su paso por la prestigiosa universidad de Kentucky. Tras ver un par de partidos de Miami, mis ojos desviaron su atención en un escolta del equipo, y no era Herro, pero si era un rookie; llamado a Kendrick Nunn.



 Rápidamente me pongo a buscar este nombre en la lista del draft… y no aparece, sin embargo estaba jugando como titular promediando más de 15 puntos por partido. 

“Esto no es normal” me dije. Y busqué de dónde venía. Eso me llevó a investigar sobre su historia, la cual es digna de mención.


 Permitidme remontarme al 25 de enero de 2013. Exactamente al pabellón del instituto Simeon, en Chicago. Ese día se procedió a retirar el dorsal de dos jugadores que iban a jugar su último partido como jugadores del equipo. Jabari Parker y Kendrick Nunn. Ambos internacionales en las categorías inferiores de la selección estadounidense, dos jugadores llamados al éxito en su deporte.


 Tras acabar su etapa en el instituto en el que también fue retirado el dorsal de Derrick Rose, estos dos jugadores iniciaban su etapa en el baloncesto universitario.

Jabari, que reunía muchos más focos que su compañero, se dirigiría a Duke, posiblemente la mejor universidad a nivel baloncestístico del país (Un año más tarde sería número dos del draft).

Kendrick se quedó en casa, en la universidad de Illinois.


 En sus dos primeros años, promedió 15,5 puntos por encuentro, hasta el 16 de marzo de 2016. Aquella noche, Nunn fue al apartamento de la chica con la que salía para reclamarle 100 dólares que éste le había prestado. La chica se opuso y se inició una discusión que fue finiquitada por la policía. Una vecina había llamado a los agentes.


 En principio el problema no había ido más allá hasta que más tarde la chica llamó a la policía para advertir que Kendrick la había empujado, golpeado en la cabeza y que había abusado físicamente de ella (tenía heridas en el cuello y hombros).

Kendrick negó las agresiones físicas pero no lo primero. Esto valió para que fuera arrestado. La universidad de Illinois le despidió de su programa.


 Tras año y medio de supervisión judicial y trabajo comunitario, Greg Kampe, entrenador de la universidad de Oakland le dio una oportunidad.

No disputó la temporada 2016-2017 por normativa de la NCAA pero sí que disputó su última campaña universitaria. Y emergió de sus cenizas, promedió 25,9 puntos por partido, segundo en todo el país (tan solo por detrás de Trae Young). Además su entrenador recalcó su exquisito comportamiento y ejemplar disciplina.


 No fue seleccionado en el draft.


 Ese varapalo no iba a ser el final. Tres semanas más tarde Nunn firmó un acuerdo con Golden State para jugar siete partidos en la liga de verano. Causó gran sensación pero una vez más no fue suficiente. Fue cortado.


 Acabó en la G-League con los Santa Cruz Warriors, equipo afiliado a Golden State. Disputó 49 partidos promediando 19 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias por partido.

Y tras intentarlo e intentarlo, llegó su oportunidad.


 El pasado mes de abril firmó un contrato parcial por tres temporadas con Miami. En la liga de verano y pretemporada se salió del mapa, anotó más de 20 puntos de media acabando con una gran actuación de 40 puntos frente a los Rockets de James Harden.

Spoelstra, el técnico de los Heat estaba encantado y me atrevo a decir que seguirá estándolo. En los cinco primeros partidos anotó 112 puntos como profesional, únicamente a la altura de Stackhouse y Durant a lo largo de la historia.


 El zurdo está promediando 16 puntos por partido y forma una gran dupla con Herro en Miami, que actualmente marcha tercero en la conferencia este. ( Recomiendo ver jugar a este equipo)

Nunca sabremos qué habría ocurrido si ese incidente no hubiera interferido su carrera, pero lo que sí sabemos es que con disciplina y esfuerzo, ha conseguido llegar a la mejor liga de baloncesto del mundo y con impacto.



 Esta es la sorprendente historia de superación de Kendrick Nunn.


 Muchas gracias por vuestra lectura. 

 Os invito a suscribiros para leer más artículos como este.


Artículo realizado por Diego Cendón.

93 vistas3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo