La tensión vuelve a las calles de Hong Kong

El Parlamento del régimen chino ha aprobado una nueva Ley de Seguridad Nacional, con la que pretende penar la subversión, el secesionismo, el terrorismo y las injerencias extranjeras. La polémica, más allá del contenido de la ley, es porque no será debatida en el Parlamento de Hong Kong (del principio “un país, dos sistemas”). La verdad es que la constitución de la excolonia británica avala en su constitución ciertas cuestiones en las que no es necesario pasar por el Parlamento Regional para aprobar leyes (incluyendo regulaciones en cuanto a la defensa, asuntos exteriores y “otras cuestiones fuera de los límites de su Gobierno regional”). Aunque las autoridades nacionales como regionales insisten en que la ley no recortará libertades políticas, sociales ni económicas, respetando los derechos sociales de la ciudad, pocos se lo creen viniendo del régimen autoritario chino. Aunque se intentó aprobar una ley parecida en 2003, se echó atrás cuando se manifestaron medio millón de hongkoneses en su contra. Esta vez parece ser que el Parlamento de Pekín quiere llevarla a cabo, mientras la oposición demócrata de Hong Kong teme por el uso de los policías en las manifestaciones.


Y efectivamente, el partido demócrata tenía razón. El pasado sábado comenzaron las protestas en la calle. Ni siquiera el coronavirus o la prohibición de manifestaciones pudieron pararon a los hongkoneses. La policía antidisturbios había montado un fuerte dispositivo incluyendo un cañón de agua. Además, usaron gases lacrimógenos y efectuaron varias cargas contra las barricadas de los manifestantes que clamaban por la libertad y la independencia. Al acabar el día ya había 180 detenidos que se sumaban a los 8.300 desde el pasado junio. Por suerte, hubo apenas una decena de heridos. Asimismo, tanto el gobierno regional como nacional esperan un verano “calentito” en cuanto a las protestas, suspendidas por el coronavirus, pero estando ya prácticamente controlado, tiene pinta que volverán a aparecer.


Esperemos que las manifestaciones vuelvan al tono pacífico del pasado junio, a pesar de la gravedad de la situación. También creo que es recomendable que mantengan la distancia de seguridad y lleven mascarillas con el fin de evitar nuevos focos de contagios de coronavirus, que podrían resultar fatales. Por último, creo que también es conveniente que el gobierno chino no aproveche la situación de la pandemia para promulgar nuevas leyes que podrían “regular” las libertades de los ciudadanos.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¿Cómo es estar en un coma?

Parálisis del sueño, coma, muerte cerebral... todos estos estados nos producen gran curiosidad, o por lo menos a mi. A lo largo de mi vida he oído todos estos términos sin saber muy bien a qué se refe