Los tomates también se estresan

A pesar de que las plantas no hablan, si se encuentran en un ambiente que les resulta hostil o donde haya infecciones o contaminación atmosférica, las plantas se estresan. Pero, ¿cómo sabemos esto? Pues, prácticamente en todas ocasiones, ese estrés supone un aumento de la temperatura de las plantas que, al ser detectado permite descubrir inconvenientes como sequías o plagas. Actualmente, España está investigando para consolidarse como principal productor del continente de este tipo de alimentación. Estas investigaciones se están realizando en el instituto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que desarrolla tecnología punta para la agricultura y la ganadería ecológicas.


Edificio del CSIS, en Madrid


Aquí realizan sus investigaciones, gracias a estas y a las observaciones que están realizando, se ha encontrado una manera de solucionar este estrés al que se ven sometidas las plantas. Poniendo como factor de protección unos hongos que forman micorriza (órganos que se forman mediante la unión simbiótica de la raíz de una planta y los micelios de un hongo. Estos trabajan como un sistema que toma el el agua y los nutrientes que la planta necesita) que hace que la raíz crezca, absorbiendo más agua y nutrientes y protegiendo a la planta. Este nuevo método ha sido aplicado hasta en Estados Unidos.

Además de un aumento de la temperatura (que es como una fiebre que muestra que la planta está enferma), también hay otros signos de que la planta se está estresando. Estos con factores como el olor o las variaciones hormonales. Los científicos siguen investigando para encontrar soluciones a estos problemas sin necesidad de utilizar productos químicos que pueden resultar nocivos para el medio ambiente.


23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo