Seis de Cuervos, de Leigh Bardugo

Actualizado: 25 de mar de 2020

Seis de Cuervos, de la autora americana Leigh Bardugo, es una bilogía que está encantando a muchísimos jóvenes lectores de todo el mundo. Tanto es así que, a pesar de haberse publicado de manera relativamente reciente (2015-2016), ya se está rodando la primera temporada de la serie inspirada tanto en estos libros como en la trilogía Grisha (2012-2014), de la misma escritora. A pesar de tratarse de dos historias completamente independientes, existen en un espacio y tiempo similares, de modo que Bardugo acordó con Netflix y los directores y guionistas de la serie que esta englobaría ambas narrativas.


Reparto incompleto de Shadow and Bone, la serie. De izquierda a derecha: Ben Barnes (el general Kirigan, el Oscuro en los libros), Kit Young (Jesper Fahey), Freddy Carter (Kaz Brekker), Jessie Mei Li (Alina Starkov), Archie Renaux (Malyen “Mal” Orestev) y Amita Suman (Inej Ghafa)

El primero de los dos libros que componen la bilogía es Seis de Cuervos, que le da el título, y el segundo, Reino de Ladrones. En la primera novela se introduce a los seis protagonistas: un mafioso estafador sin empatía alguna, una acróbata y la mejor espía del lugar, un pistolero algo dado al juego, un genio al que le va explotar cosas, una Grisha rompecorazones y un soldado entrenado y tan frío e impasible como el hielo. Estos seis jóvenes, y es que ninguno pasa de los dieciocho años de edad, se proponen entrar en la Corte del Hielo, la más segura de las prisiones jamás construidas para extraer a un sujeto que, con su terrible creación, puede cambiar el mundo.


Versiones originales de “Seis de Cuervos” y “Reino de Ladrones”, de Leigh Bardugo

Me leí estos libros el año pasado, y en seguida se convirtieron en una de mis series favoritas. El motivo principal por el que me gustaron tanto es que, a diferencia de la mayoría de historias, la misión que se lleva a cabo en esta no es por un bien común, mayor o global. En este caso son seis chavales a los que han ofrecido una cantidad surrealista de dinero y, como les falta un hervor, han pensado “¿Me renta jugarme la vida por cuatro millones de kruge? Hmmm… seh.”






60 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo